Publicado el

EL MENSAJERO

el mensajero relato erótico gay el blog erotiuco de santu sexshop online santubearsex

Relato Erótico El Mensajero

Este relato titulado “El Mensajero” está basado en un hecho real.
Eran ya las 13:40h. Hacía 10 minutos que tendría que haber cerrado la oficina y haberme ido a casa.  Pero esa mañana fue muy ajetreada.
De repente llamaron a la puerta. Un repartidor de una conocida empresa de mensajería. Me pidió si podía dejarme un paquete. Le abrí la puerta y le comenté que me iba pero que lo dejase. Casi sin querer, vi que llevaba la bragueta abierta con lo que olvidé por un momento la cantidad de trabajo que tenía y me calenté un poco. Firmé la recogida, me dio las gracias y se fue.

No pasaron ni 5 minutos….el mensajero volvió a pedirme entrar. Entonces sí que me fijé en él. Moreno, bastante atractivo con canas, una barba de 2 días, barriguita cervecera y unas manos con dedos gruesos.

-¿Puedo ir al baño? Discúlpame pero es que me daba vergüenza pedírtelo antes.se que te vas, pero es que me estoy meando y no puedo más. Volví a mirarle la bragueta abierta y pensé….quien pudiera sacártela!
– Por favor! Claro que si!! Está al fondo a la izquierda.
– Disculpa!! La Luz?
Fui hasta la puerta del baño y le dije, La luz aqu…..no me dio tiempo a decir más. Tenía todo el nabo fuera. Moreno, con un capullo grueso y rosado.  Le acompañaban unos cojones enormes. Me sonrió y se puso a mear.  – ¿Te gusta?
No podía dejar de mirar aquello mientras veía como salía a chorros la meada. Me mordí el labio. Es preciosa, le dije.

Excitación Máxima

– No seas tímido, ¡acércate!
Me arrodillé Justo cuando terminaban los últimos chorros. No pude evitarlo y me la metí en la boca.
Recuerdo ese sabor entre la meada, el sudor y el sabor de un macho con ganas de presa.
– ¿Tenias hambre, verdad, grandullón?
Comencé a mamar y el grosor se convirtió en dureza. Cada vez que la metía en la boca atravesaba mi garganta. Mientras él me acariciaba la cabeza y me decía…sigue gordito, lo haces genial. Me puse a buscar sus pezones. Y la excitación fue a más al descubrir un torso totalmente velludo y unos pezones duros. Saque ese cipote de mi boca para contemplarlo.

– Cómeme las pelotas, gordito!
El olor a macho hizo que casi me corriera sin haberme quitado ni el pantalón. Lamí sus pelotas y me las metí en la boca mientras veía como su rabo soltaba un hilo de babas que no tardé en metérmelo en la boca.
– Me dejas ver ese culazo?

Menuda lametadas a mi culo

Me dirigí hacia mi mesa, me bajé los pantalones y me incliné. De repente sentí sus manos sobre mis cachetes.
– Ufff gordito….esto es una maravilla.
Note sus dedos recorriendo mi raja y de repente una lengua caliente adentrándose en el. Mi rabo comenzó a babear tanto que parecía que le estaba corriendo. Sentía esas manos separándome los cachetes y esa lengua jugando con mi agujero y dilatándolo cada vez más.
– Ahora viene lo mejor….
Puso su Capullo sobre mi agujero….gemí de placer y mis pezones se pusieron duros como piedras. Casi sin darme cuenta estaba dentro de mi. La sacó de golpe al tiempo que yo lancé un gemido profundo y le escuché decir…
– Una auténtica maravilla. ¡¡Que agujero!!

Me escupió en el ojete y volvió a meterla. Esta vez le costó menos trabajo aún. Repitió el mismo movimiento 3 veces hasta que dijo…esto está listo. Me agarró de la cintura y comenzó a embestirme como nunca antes lo habían hecho. Notaba sus huevos golpeando con fuerza los míos.
– ¿Te gusta gordito? Que culo tienes cabronazo.

Un torrente de leche

Yo solo gemía y gemía. No podía articular palabra debido a lo excitado que estaba. Notaba como mi polla soltaba leche sin haberme tocado. Pero no quería llegar al
orgasmo sin que hubiera llegado el. Se acercó a mi oído mientras seguía empujando y me dijo….ahora, te la vas a beber toda.  No quiero que se escape nada. ¿Queda claro?
Solo pude asentir con la cabeza. La sacó de golpe, me empujó la cabeza hacia abajo y me atravesó la garganta con su nabo. Noté como se le encogían los huevos y que mi garganta se llenaba de leche espesa y caliente. Me ahogaba con lo que no me quedó más remedio que tragar todo lo que ese rabo estaba soltando. A la misma vez notaba como me corria sin haberme tocado siquiera. Pude sacar aquello de mi boca mientras caían algunas gotas.

– A ver esa boca!
Le enseñé la boca y me dijo…bien gordito.  No has dejado nada. Límpiamela bien.
No dude en comerme sus últimas gotas y dejarle bien limpio semejante cabezón.
– Gracias. Ha sido todo un placer. Quiero pedirte disculpas. Me había comentado un amigo que la mamabas muy bien y no pude resistirme a probarlo en cuanto vi tu dirección.
Me quedé un poco sorprendido e incluso molesto…pero había sido tan brutal, que se me pasó en menos de 1 Segundo. Nos vestimos y se fue….Nunca más volví a verle.  Cada vez que llegan de su empresa , siempre ha sido una persona distinta. Aunque sigo esperando que algún día vuelva y repitamos semejante momento de morbo.

Puedes leer más relatos eróticos en nuestro Blog Erótico.




Relato: El Mensajero.

Autor: Morbo
También nos puedes encontrar en todas estas redes sociales…

icono facebook santubearsex sex shop online icono twitter sex shop online santubearsexicono instagram sex shop santubearsexicono pinterest sex shop online santubearsexicono tumblr sex shop santubearsexicono g+ google plus santubearsex sex shop online

Un comentario en “EL MENSAJERO

  1. Muy bueno. Gracias por compartirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.