Publicado el

La sexualidad en el mundo: la infidelidad, ¿tiene algo que ver con el amor?

infidelidad foto del blog erótico de santu artículo la infidelidad sexshop online santubearsex

Las sociedades “progresistas” centran sus discusiones en torno a la igualdad de derechos para hombres y mujeres, sin importar sus preferencias u orientaciones sexuales. Las más “progresistas” han dado varios pasos al frente y este tipo de tópicos casi ni se discuten. Todos tienen los mismos derechos, fin de la historia. ¿Qué pasa con la infidelidad? ¿Sigue siendo un tema dentro de las agendas de discusión?

Poligamia Vs Monogamia. Ciencia Vs Religión

Algunas investigaciones científicas –unas con más rigor que otras- se han abocado a tratar de demostrar si la monogamia es un factor inherente a la naturaleza humana.

Los resultados de varios de estos trabajos –de los cuales no venimos a hablar aquí- han servido como argumento a muchos “infieles”. Y es que al parecer, la monogamia no forma parte del ADN de las personas. Groso modo, solo el 3% de los mamíferos son animales de una sola pareja.

Además, otras investigaciones han encontrado el gen de la infidelidad. Se trata de una variante del DRD4 que interviene en la liberación de dopamina en el cerebro y… La justificación es un tanto extensa. En resumen, esta variante influye a que las personas sean o no infieles. Quienes la tienen, son más propensos a “caer en la tentación de la carne”.

También, de manera un tanto ligera, se puede afirmar que la poligamia como figura dominante (con marcados matices machistas) se instauró en lo que las religiones ascendieron a las esferas de poder. Después de todo, la infidelidad como concepto, es pecado desde todo punto de vista. Y dentro de los textos sagrados pocos términos soportan una carga de negatividad tan pesada como “infieles”.

Las mujeres tienen la culpa

Mientras en estas líneas podemos discutir sobre si la infidelidad es un problema o es un tema pasado de moda, cierto es que en algunas regiones del mundo no es un aspecto que se preste para chistes ni mucho menos.

En Nigeria, Arabia Saudita, Sudán, Somalia e Irán, entre otros, la infidelidad es un delito. En algunos casos, castigado con pena de muerte. Pero en raras ocasiones, se castiga a los varones si son estos los adúlteros. No hace falta mencionar que en algunas culturas los hombres tienen derecho a un harén.

Los casos más escandalosos condenan por infidelidad a las mujeres que han sido víctimas de violación.

Pero esto no es exclusivo de África o de los países del Medio Oriente. En algunos países de América como México o incluso, en Estados Unidos, muchas veces se intenta achacar a las mujeres víctimas de abusos sexuales, cierta responsabilidad en estos hechos.

¿Mentes abiertas con la infidelidad?

La mayoría de los países occidentales, suelen –en apariencia- mostrarse abiertos respecto a la infidelidad. En países como Finlandia, Dinamarca, Italia o Alemania, un número importante de parejas –sin importar género u orientación sexual- admiten abiertamente haber sido infieles en más de una ocasión. También aseguran conocer de las aventuras “extra maritales” de sus cónyuges.

Paradójicamente, la infidelidad es el detonante de un importante número de divorcios.

En América Latina, las infidelidades se sufren. Aquellos a quienes “les montaron los cuernos”, son víctimas de la peor de las humillaciones. Aunque de nuevo la valoración es distinta en hombres y mujeres. Mientras los machos tienen cierta libertad y hasta derecho a eventualmente, mantener una aventura, las damas lo tienen absolutamente prohibido. Incluso, pierden su estatus de “damas” si osan siquiera pensar en el asunto.

Los hombres engañados por sus esposas son tratados como heridos de guerra. Mientras que si la burla la vivió una mujer, “probablemente se lo tenía merecido”.

¿Por qué somos infieles?

Nos guste o no, vivimos bajo el estigma de que lo correcto es la monogamia. Además, la mayoría parece estar de acuerdo en que esto es así. Al menos puertas afueras. Lo que cada pareja acuerde en su intimidad es un asunto que concierne solo a ellos. Siempre y cuando sean discretos. Y este es el acuerdo tácito al que llegamos, por lo menos en buena parte de Hispanoamérica y también en países como Japón.

También te puede interesar: La sexualidad en el mundo. Todo es relativo

Por ello, cuando una infidelidad sale a la luz pública, muchos terminan enumerando una serie de causas que generaron el problema. Y en la mayoría de los casos, “la víctima” es en parte responsable:

  • Por problemas en la relación de pareja
  • Por aburrimiento
  • Porque nos sentimos ignorados
  • Porque nos enamoramos de otras personas (pero a tiempo descubrimos que no era más que una ilusión…)
  • Por la crisis de la edad. (Cada edad tiene una crisis distinta, así que casi siempre aplica)
  • Por venganza
  • Porque somos adictos al sexo

¿Qué tiene que ver el sexo con el amor?

Este es otro debate de nunca acabar. Pero también, cuando es necesario, forma parte de los mitos que rodean las infidelidades conyugales. “Lo mío con ella/el no es amor, fue solo sexo”. Seguro que muchas veces hemos escuchado este argumento. ¿Cuántos admiten que lo han usado?


También nos puedes encontrar en todas estas redes sociales…

icono facebook santubearsex sex shop bilbao online icono twitter sex shop bilbao online santubearsexicono instagram sex shop bilbao santubearsexicono pinterest sex shop bilbao online santubearsexicono tumblr sex shop bilbao santubearsexicono g+ google plus santubearsex sex shop bilbao online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *