aceites y lubricantes

La lubricación genital es una respuesta fisiológica que está provocada por la dilatación de los vasos sanguíneos de la pelvis. La lubricación es fundamental para tener relaciones sexuales satisfactorias. El tiempo que necesita cada persona es variable dependiendo de muchos factores, por eso los aceites y lubricantes se han hecho imprescindibles, podemos decir que tanto como el preservativo.

Todos sabemos la importancia de unos buenos preliminares, para llegar al clímax y tocar el cielo. Los aceites y lubricantes son cada vez más utilizados en las relaciones sexuales de muchas parejas, en muchas ocasiones por motivos de necesidad, por ejemplo; sequedad vaginal, vagina estrecha, pene de gran tamaño, etc. Igualmente fantásticos para facilitar tanto la penetración vaginal como la penetración anal. Sin olvidarnos de poder utilizarlos con los juguetes sexuales, dándoles un toque de suavidad y evitar la irritación.

Por supuesto no solamente podemos utilizarlos para penetraciones, no hay nada que caliente más que un buen masaje por todo el cuerpo, que nos busquen nuestras zonas sensibles es una muy buena forma de pasar un maravilloso y, gracias a los aceites, un largo rato. No podemos olvidarnos de la necesidad de una buena lubricación en las masturbaciones, tanto en solitario como en compañía.

Vamos a hacer un poco de historia: Los hombres y mujeres en la antigüedad utilizaban líquidos, aceites y otras mezclas para estimular y facilitar sus relaciones sexuales. Era habitual el uso de aceite de oliva, se tiene constancia de que se utilizaba en el año 350 a. C. Estos productos no eran muy seguros para la salud de las personas, ya que dejaban residuos que provocaban colonias de bacterias y eso se traducía en infecciones. La lubricación femenina se describió por primera vez por Regnier De Graaf (médico y anatomista holandés) en unos documentos de medicina medieval. Con el paso del tiempo aparecieron los primeros lubricantes y aceites, que se fabricaban con grasas animales, grasas vegetales y aceites minerales.

Hoy en día podemos encontrar multitud de lubricantes, aceites e incluso cremas, es fácil encontrar el que mejor se adapte a tus necesidades. La mayoría de ellos tienen una base de agua, son excelentes, no se pegan, no manchan, no tienen olor, y son muy fáciles de limpiar. Si lo que queréis es sexo acuático, lo ideal es utilizar lubricantes a base de silicona, su poder lubricante es mayor. También los encontraras para retrasar la eyaculación, con efecto, frío, efecto calor, lubricantes para juguetes, con feromonas, con sabores, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *